viernes, 18 de octubre de 2013

una luz

Necesito pensar que aun hay , que aún existe una esperanza en el mundo.

Y si veo una simple flor, merecerá la pena amarla.

No por la flor sino porque aún me late el corazón.

13 comentarios:

  1. Esa es precisamente la esperanza esa flor que emociona, que gusta, besos!

    ResponderEliminar
  2. Afuera hay todo un campo de flores de amor, solamente camina lentamente por el prado de la vida, Amapola, lentamente y las verás florecer a pesar del invierno...

    Abrazos y lindo fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Precioso poema...me gustó y mucho

    ResponderEliminar
  4. Estupendo, muy cierto! Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. Sí...en este inmenso desierto, una flor puede ser un latido y a él hay que aferrarse...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a todos-as por vuestra presencia aquí. Un beso.

      Eliminar
  6. Muy bello lo que has escrito, querida amiga. Sensibilidad y hondura en tu sentir y razonar. ¡Justo lo que el mundo necesita! ¡Justo lo que le puede salvar! Si te das cuenta, en tu misma inquietud se encuentra la respuesta.

    Este mundo merecerá la pena mientras exista al menos una flor y al menos un corazón que se emocione con su belleza. Como el tuyo...

    Un abrazo muy grande y todo mi cariño.

    Gracias por tus visitas y por lo que traes con ellas.

    ResponderEliminar
  7. Eso se llama esperanza disfrazada de verso.
    Claro que merece la pena amar a una flor. Por muy simple que sea lleva en ella la esencia de una vida.
    Es muy bonito y dulce.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Me preguntaba "¿donde estará Amapola?", así que me fui a tu perfíl de google y allí encontré que tus blogs se han multiplicado por mucho desde la primera vez que te visite, cuando elegí dos o tres de ellos para seguirte el rastro.

    La verdad es que corres demasiado para que yo te pueda seguir. Me falta tu agilidad y seguramente tu energía. Me pregunto qué es aquello que te impulsa imparable con tal fuerza. Eso que más que empujarte, te arrastra. Pero supongo que son preguntas que ni debo hacerme ni debo hacerte.

    Te propongo algo: que me digas que dos (como mucho, tres) blogs quisieras que siguiera. Disculpa que no pueda estirarme más. Ya me cuesta trabajo hasta mantener abierto mi propio blog... Y si alguna vez quieres que lea algo de otro blog, también me alegraría que me lo dijeras.

    Recibe un fuerte abrazo y mi cariño.

    ResponderEliminar
  9. Gracias. Un beso.
    No todos los actualizo tanto.
    Un abrazo para ti, no se cuáles decirte.
    No te creas que siempre estoy inspirada para escribir¡
    Un abrazo.¡

    ResponderEliminar
  10. No te preocupes Emilio, pero yo si te veo con energía¡
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Respecto a mis blogs , haz lo que quieras , no te preocupes. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar